Este ministerio se sostiene, gracias al apoyo económico de personas como tu. Puedes hacer tus donaciones aquí:

Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría.

2 Corintios 9:7